Enero del 2014

Crónica 94ª

Por Marta Mora - 28 de Enero, 2014, 21:01, Categoría: CRÓNICAS

Crónica 94

“Sobran las palabras”.

Director: Nicole Holofcener.

17/10/14

 

 

Coordinó nuestra colega Olga Montón que señaló algunos aspectos para el debate. Comentó esta historia de amor entre maduros divorciados y la dificultad que surge cuando el amor está bajo le égida de los ideales, y por tropezar con ellos, aunque este amor parece nacer desde la falta, corre el riesgo de malograrse. Cuando los protagonistas se encuentran en una fiesta, entablan un dialogo donde en las coincidencias de apreciación aparece la señal de un deseo. “Nadie me atrae en esta fiesta” dice Albert pasando de galanterías y  ella coincide pues parece no pensar que las mujeres deban acicalarse y embellecerse para que los hombres las amen. Una señal de la posibilidad de un deseo: encontrar en el otro lo más intimo de uno mismo. Así parece anudarse goce y deseo. Los une al principio algo en común íntimo y singular.

Citó también una frase de “Un nuevo amor” de Mercedes de Francisco: “Cuanto más se aleje la mujer de su íntima verdad, más apresada en “la mascarada” quedará y lo que era concesión con vista a conseguir el amor de un hombre, se tornará su “falso ser”” que hace a la dificultad de la mujer y el amor.

Una cuestión importante indicó, es la función de la otra mujer en la histeria: “la otra”, a la que se le supone un saber sobre ser mujer pues la posición sexuada, para el psicoanálisis, no está dada por la anatomía. Eva identificada a la pintora, se deja arrastrar por la mirada de ésta sobre el hombre que ha sido su marido y mirará entonces a Albert desde el ideal.

Y como punto final, comentó la difícil relación madre-hija, obstaculizada por “la novela familiar” y la facilidad, cuando esto no ocurre, para relacionarse con los hijos de otros. Terminó comentando que la elección de esta película ha sido como un homenaje al actor Gandolfini, fallecido, protagonista de una serie memorable, “Los Soprano” y su estupendo trabajo en esta historia, donde hasta la voz es distinta a la del gangster de la serie. Esta es su penúltima película,

El titulo, “Sobran las palabras” lo relacionó con lo que le sucede a las dos mujeres, la poetisa y la protagonista, atrapada en las palabras de la primera.

La discusión empezó por el final de la película: Volverán? No volverán? Unos, al verlos juntos, se inclinaban porque sí, otros porque el final era abierto.

Alguien indicó que  volver o no volver depende del deseo, coinciden en la ironía, la clave es que ella insiste en la relación con la otra. Ella masajista, trabaja con el cuerpo, tiene un saber sobre el cuerpo y ahí no se necesitan palabras dijo alguien, asociando con el título y Eva no es consciente de que arriesga el amor con el hombre, que después de años, azarosamente se ha encontrado. Le pareció muy bien mostradas las relaciones con la hija, con la amiga de la hija, con la asistenta, con la amiga casada, insatisfecha de su matrimonio y creyó intuir también un  metamensaje sobre la pareja en general.

Otro, tomando la frase de Ortega y Gasset, “El amor es el estado de suspensión del juicio”, dijo que no sabía si volverían porque el amor es no darse cuenta y aquí...

Alguien opinó, acordando con la frase y señalando la paradoja en que Eva cae. En la identificacion con la otra, aunque no ha visto lo que la otra le cuenta. El amor más maduro conoce los defectos del otro pero va más allá. No hay nadie perfecto. Como ambos vienen de una relación fracasada, Eva quiere saber más de Albert para ahorrarse sorpresas.

Sobre el ahorrarse tiempo y sinsabores alguien señaló que el ahorro en el amor no va, el ahorro para los bancos!. El final le pareció bien, le ha encantado y en la posición infantil de la comedia, se pidió ser el protagonista. Le pareció muy bien que él retome la relación con ella. Si él no sabe que la mujer tiene esas cosas… amar sería superar que el otro pueda saber de ti más que tu mismo.

Para otro la película le sugirió la tolerancia y el compartir que no vió entre Albert y su ex. Le descubrió una actriz maravillosa, que habla con el gesto y la mirada.

Otro dijo que el amor verdadero es conocimiento, es el que te ayuda y saca de ti las mejores cosas.

Otro opinó que el amor verdadero sería respetar el goce del otro, el amor en la fase inicial tiene eso del trastorno mental transitorio, en el amor y en el desamor hay mucha carga subjetiva porque lo que al otro le resultaba odioso a uno no. La verdad es lo que transforma a uno pero no al otro.

La escena de Eva subiendo sola la maleta por la escalera y el cliente arriba mirando fue también tema de discusión. Se dijo que no somos autosuficientes, hay que saber pedir y hay que saber si vas a ser capaz de aguantar al otro pero el problema es que el otro tampoco es igual contigo.

El ahorro, el conocimiento, el riesgo dieron lugar al surgimiento de la tendencia a la evaluación de la época, el cálculo, poniendo como ejemplo de esto a las agencias que buscan la pareja compatible donde parece necesario un tercero. Las cosas del amor no van por ahí. Le gustó esa costumbre americana de las citas, entre gente madura no es fácil el encuentro y vivirlo es mejor que un tercero.

Sobrevoló todo el tiempo la pregunta Porque calla ella? Para unos por temor a fracasar de nuevo y por ahorrarse lo que no se ve en los inicios. Algo de ella se deja llevar  por las situaciones, no decide nada, es su tendencia, igual que con la hija o con el cliente de la escalera.

Sobre la frase de Albert “me has roto el corazón” a algunos les pareció excesiva, si hay una situación, se habla.

Alguien apuntó que el cambio de Eva es porque ella reflexiona y por eso cambia, y otro señaló que no hay ahí “reflexión”. Hay un acto de Albert cuando le dice “me has roto el corazón” y rompe con ella. Hay un antes y un después de ese acto, no es algo consciente. La posición de ella es tapar la falta, porque pedir es reconocer que no lo tiene todo, es reconocer su castración diríamos los psicoanalistas.

También se señaló que la carga de soledad de los personajes agudizada por el nido vacío, es un punto de encuentro. Ella es capaz de pedir ayuda para subir la maleta, cuando ha aceptado su falta, después de la frase de Albert.

Otro apuntó que Eva no afronta nada, vive lo que se le va dando, y no es cabreo lo de Albert, es decepción. En la última escena, cuando ella va a su casa, no sale del coche hasta que él sale y la mira.

De la pareja amiga, se dijo que ella es una persona cargada de insatisfacción y las relaciones  son desde el miedo y la decepción de su matrimonio. El director nos muestra el fracaso y que si alguien inicia una relacióna y una amiga dice “es mi ex”, lo lógico sería preguntar.

Sobre el silencio de Eva, la pregunta fue ¿Que es lo que le pasa? Porque se queda y se calla? Y se respondió que justamente la neurosis, es no querer pagar el  precio. Ella quiere saber de Albert sin pasar por la experiencia de conocerlo.

Alguien tocó dos temas, las relaciones adultas con experiencia previa, el respeto al otro, no intentar cambiarlo. Tocados por algo en común, el camino hay que recorrerlo. Ella necesita contrastar, en ningún momento se para a pensar.

Otro indicó que le gustó la película, que está cargada de erotismo y muy refrescante por su lenguaje no verbal. Eva es una mujer como cualquiera, nos muestra la vida cotidiana con sus trivialidades, el devenir de la vida. Eva tiene un saber sobre el cuerpo pero no se interroga, como por lo común nos pasa cuando algo nos atrapa y no nos paramos a pensar.

Se insistió en un aspecto. Cuando ella sube la maleta, puede ser un hombre o una mujer, somos seres sociales y cuando pide al otro, ese otro no se ha dado ni cuenta y exclama “¡esto pesa mucho!”. Saber pedir no es un tema tangencial, pedir está relación con aceptar la falta.

Alguien se preguntó ¿porque la directora empieza con la amiga?, decepcionada del marido, que cambia los muebles de sitio cada dos por tres. Sobre los cambios de muebles lo vio como que ella cambia las cosas pensando que puede cambiar algo subjetivo.

Muy bueno el golpe de Albert cuando en las últimas escenas le dice que ha comprado las mesillas…luego confirma que no y la risa de ella. ¿Es  posible que las compre al final? Si él hubiera sabido lo que a Eva le molesta, a lo mejor hubiera cambiado…

Ante eso alguien dijo ¡Pero sería otra película!

Otro señaló que Albert es muy consciente de lo que quiere y de lo que no quiere, como con las mesillas. Los dos tienen una segunda oportunidad pero desde un punto de partida diferente.

Alguien señaló que las relaciónes se dan porque somos carentes. Si no? Que cada uno asuma que va desde la falta, hay que ir desde la incompletad y repitió la frase de Lacan: “amar es dar lo que no se tiene”. Otro que no falla en nada es un peñazo. En Eva la aproximación al barrio es ya algo del orden de la pregunta, ¿Me dará una posibilidad este hombre?.

Se indicó que no se cambia a voluntad, solo si se pasa por un análisis y ante aquello que hace obstáculo para vivir. A una persona que la dejan siempre, en un momento piensa si algo en ella provoca eso. En la pareja se cede goce,  también en todas las relaciones, porque si no sería imposible vivir.

Ante esto alguien acordó con lo dicho antes y comentó que cuando se plantea cambiar, lo logra poco: Si esto es así para uno, le parece que intentar cambiar a una mujer sería una arrogancia.

Se marcó también que Albert no cambia, parece débil y es el fuerte porque él es el del deseo decidido, sabe bien lo que no quiere más.

Cerramos la tertulia como siempre, con gente dispuesta a intervenir y el tiempo como impedimento, disfrutando de la hospitalidad del café Isadora y su gente y con una pregunta interesante formulada así: ¿Por qué hablamos de comedia si más bien es una tragedia?

Los esperamos la próxima!!!!

 

Marta Mora

 

91ª Tertulia

Por O Montón - 6 de Enero, 2014, 13:44, Categoría: TERTULIAS

Tertulia de Cine "El Séptimo"

Entrada gratuita

UNA MIRADA ANALÍTICA DEL CINE

Coloquio sobre Cine y Psicoanálisis

91ª TERTULIA:

Día 20 de Septiembre, viernes. A las 18 h.

Café ISADORA. C/ Divino Pastor, 14.

Modera: Olga Montón

Crónica: Marta Mora

Responsable: Olga Montón

"La mejor oferta".  De Giuseppe Tornatore.

Correo:

http://elseptimo.zoomblog.com/cat/0

Auspiciado por la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis.

El Blog

Alojado en
ZoomBlog