Noviembre del 2013

Cronica 93ª

Por Marta Mora - 26 de Noviembre, 2013, 12:30, Categoría: CRÓNICAS

Crónica nº 93

La vida de Adéle

Director:  Abdellatif Kechiche

Coordinó esta tertulia nuestra colega Graciela Sobral, señalando puntos a destacar para el debate: La entrada de Adéle en el amor y el deseo y la entrada en el mundo adulto. La adolescencia para el psicoanálisis tendría dos momentos, el de realizar la experiencia del sexo y el deseo bajo la idea fantasmática de que el encuentro es posible. Hacer la experiencia del amor, de lo posible sobre el fondo de lo imposible, que no es solo en la adolescencia. Adéle hace un recorrido para hacer con lo imposible y descubrirá que el goce sexual no garantiza el amor y que no existe el objeto completo, para siempre. No le pareció una película sobre el amor homosexual sino sobre el amor, Kechiche no pone de relieve lo que es para una mujer el amor, aunque presenta a Emma muy masculina, lo que pasa entre ellas es igual a lo que pasaría entre Adéle y un chico. Y terminó la presentación con una frase de Cortázar:

 “Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio”.

En general las opiniones sobre la película fueron que no resuelve enigmas, que habla de personas corrientes y del amor, por lo que si nos atreviéramos a rechazar la relación lesbiana, deberíamos rechazar las relaciones heterosexuales. Muy bella. Pese a la duración de tres horas, la mayoría no se dio cuenta del tiempo transcurrido. Muy real, que da igual si la relación es homo o hétero, que llama la atención el exceso en la duración de las escenas de cama. Que toca muchos palos como la inmigración, el rechazo social, el rechazo al amor homosexual entre mujeres, las diferencias de clase social, lo multirracial.

Se recordó que fue estrenada en Francia,  en plena efervescencia social por la aprobación de la ley sobre el matrimonio homosexual. Que es novedoso el tratamiento sobre el amor entre mujeres, por más explicito. Ante la polémica sobre las quejas de las actrices, al final del rodaje, sobre la exigencia del director de repetir escenas, casi  perversa,  alguien opinó que este “exceso”, no fue solo en las escenas de sexo. La escena del flechazo la repitieron muchas veces y le pareció que como en las sesiones psicoanalíticas, cuanto más cansados, menos represión y mejor sesión. Repetir hasta casi la extenuación, parece el intento del director de que surja como en el flamenco, “el duende”, la expresión no controlada o actuada, la verdadera. El exceso en las mujeres, el exceso de la pasión, el exceso infructuoso de que dos sean uno.

Hubo quien nos agradeció la elección y señaló que no trata el tema lésbico como el cine comercial y destacó el realismo de la escena del café.

A otro le molestó tanto primer plano. Y aunque le pareció pesada y larga, curiosamente la recomendó por el tema del amor.

Se dijo que trata de la relación de poder en las parejas tanto homo como hétero, Ema tiene más proyección social y más experiencia en el amor, Adéle aparece sometida.

Alguien señaló que el tema es la vida de Adéle y ese enganche tan fuerte con Ema, quien aparece como fría, ambiciosa, buscando un pretexto para dejarla sin piedad, (se oyó “como un hombre”...) El director lo marca desde el principio con las tomas de la mirada sesgada de Ema, de medio perfil mientras a Adéle la filma de frente, apareciendo dividida, conmovida desde el principio, ocultando, mintiendo, negando.

Adéle se abre al deseo, fue otra opinión, primero en una relación con un chico, descubre que allí no desea. Con Ema se produce el flechazo. El problema es como estar en el deseo y no en lo imaginario. Su deseo está puesto en ser maestra, desde pequeña y ese deseo la sostiene ante la pérdida del amor, su trabajo con los niños, su pasión por enseñar.

Quien se quedó impactado y capturado las tres horas, duración que no padeció, le pareció que la cámara no se mete donde no la llaman, que hay un enorme trabajo de captar lo real desde el primer momento, con las miradas, las bocas, las expresiones de la satisfacción y del dolor. La intensificación de lo real. Lo que mas le atrajo fue el tratamiento de la pérdida del amor, como aceptar que las cosas no cuadran. Juega con lo real, con el “no hay”. Está bien para los hétero ver una película como esta!, el amor es así, el amante y el amado y alguna vez cambia. El amante da, con el cocinar, con el cuidar, con trabajar para la fiesta, el amor es así.

Hubo a quien sí le pareció larga, pesada, y no le gustó que el director piense que si no explica no se va a entender. Está demás mostrar las diferencias de clase de las familias de ambas como en los almuerzos, unos ostras y otros espaguetis. Sobre la sexualidad le pareció curioso que cite un poema  sobre la ley de la gravedad, la sexualidad no es algo de la naturaleza. El director resuelve que Adéle no es heterosexual con prisa y pinta a Ema como un personaje que se realiza en la pintura. Le gustaron mucho los últimos 20 min., las dos actrices están extraordinarias.

Otro dijo que hemos podido ver hoy esta película, antes no. Es novedosa en su intento de acercarnos a la realidad. “Shame”, “El cisne negro” que hemos debatido aquí, no tocan el tema explícitamente. Es una película meritoria, para Kechiche es su primera película basada en un cómic. La autora no aceptó esta versión y él ni la citó al recibir el premio. Tiene un aire de cierto “malditismo”.

En la pura ficción, se pregunto, ¿que pasará con Adéle? ¿Que pronóstico para ella?.

Otro retomó la duración de las escenas de sexo. Le pareció un intento de construir algo, tal vez la sensualidad y la pasión de Adéle, una personalidad sin hacer antes de caer en las redes de una mujer más experimentada. Calculó que Adéle tiene al inicio 15 años, Ema le lleva ocho años, aunque pronto aparece la fiesta de los 18 años.

Otro tema a debate fue el rechazo social hacia Adéle. Ema, es detectada enseguida por sus compañeros como lesbiana, “marimacho” le llaman, hay cierto racismo y le pareció bien que se apunte esto en la película. Es curioso que los  jóvenes sepan de la sexualidad del amigo y no lo cuestionan.

Retomando la discusión sobre si es amor lésbico o no, a otro le pareció que sí es una relación lésbica y que es el rechazo social lo que causa de la dependencia de Adéle y la lleva a la soledad. Se dijo que es amor lésbico pero en lo social. Se señaló el silencio de Adéle y que no parece que esté decidido que sea homosexual, queda abierto en el final…

Habla de la femineidad y las mujeres dijo alguien. Problemas con la autora porque falta el punto de vista femenino. Al gay nadie le dice nada, la intención es hablar de las mujeres, de como van a encontrar su lugar en el mundo.

Quien estuvo en la Premier, dijo que sí es una  película lésbica porque es amor entre dos mujeres, por fin vemos una obra artística sobre lo lésbico!. El gay pasa desapercibido porque ya tiene mucha visibilidad hoy.

Otro dijo que es una película física, ¡que ilusión, por fin vengo al cine que vi!. Leyó el cómic, “El azul es un color cálido”, de Julie Maroh, y le pareció que falta un punto de vista homosexual sobre la homosexualidad, que es la fantasía de un hombre (hétero supongo). Y el conflicto de Adéle, ¿soy lesbiana? Que voy a hacer? No lo resuelve la relación física con Ema.

Sobre el rechazo social, otra lectura fue que el rechazo es aún lo habitual ante las relaciones homosexuales entre mujeres, se muestra en la reacción de sus compañeras, la llaman además traidora, porque son las últimas en enterarse.

Con muchas palabras pedidas y sin poder concederlas, agradeciendo la cálida acogida del café Isadora y la presencia de los asistentes, terminamos la cita de este viernes, con un OH!!! cuando anunciamos que no nos reuniremos en diciembre y que nos volveremos a ver en Enero del 2014.

¡¡¡¡Felices Fiestas para todos!!!!

                                                                                                                                                                                                                                              Marta Mora                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  


La vida de Adèle

Por Graciela Sobral - 18 de Noviembre, 2013, 14:55, Categoría: Comentarios_12 Temporada

LA VIDA DE ADÈLE

 

 

La película narra la entrada de Adèle, una adolescente francesa, en el mundo del amor y el deseo. Como si de una novela de iniciación moderna se tratara (Ausbildungs Roman) muestra, con sencillez y mucha veracidad, el nacimiento de los importantes sentimientos que cambiarán y reorientarán la vida de la protagonista.  

Este viaje desde la adolescencia a una cierta madurez nos roba la mirada, nos liga a su apasionado enamoramiento. Adèle descubre el amor, primero lo posible e intenso del amor hasta entrar en el terreno de lo imposible, donde deberá hacer sus verdaderos aprendizajes.

Se trata de una pequeña gran obra, íntima y desbordante.

Dirigida por Abdellatif Kechiche, ganó la Palma de Oro a la Mejor Película en el último Festival de San Sebastián. Nació inspirada en la novela gráfica El azul es un color cálido, de Julie Maroh. A partir de esta idea, el director pudo unir dos proyectos que tenía in mente: contar la historia de un amor absoluto entre dos mujeres, junto al recorrido que debe hacer una joven para devenir profesora.

En la historia que nos relata el gran peso cae sobre el amor entre las dos mujeres. No obstante, aunque en este caso se trata de una relación homosexual, lo que está en juego es la cuestión de cómo hacer con el amor, con el deseo y con la sexualidad, que no se pueden tener ni para siempre ni de la manera que cada uno quisiera.

Como dice Julio Cortázar, “como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio”.

 

Con este breve comentario quiero invitaros a ver esta hermosa película, que podremos comentar el viernes 15 de noviembre, a las 18 hs, en nuestra cita mensual en el Café Isadora.

 

                                                                

                                                                       

                                                                                     Graciela Sobral

93ª Tertulia

Por O Montón - 2 de Noviembre, 2013, 14:42, Categoría: TERTULIAS

Tertulia de Cine "El Séptimo"

Entrada gratuita

UNA MIRADA ANALÍTICA DEL CINE

Coloquio sobre Cine y Psicoanálisis

93ª TERTULIA:

Día 15 de Noviembre, viernes. A las 18 h.

Café ISADORA. C/ Divino Pastor, 14.

Modera: Graciela Sobbral

Crónica: Marta Mora

Responsable: Olga Montón

"La vida de Adèle".  De Abdellatif Kechiche.

Correo:

http://elseptimo.zoomblog.com/cat/0

Auspiciado por la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis.

El Blog

Alojado en
ZoomBlog