Un lugar donde quedarse

Por O Montón - 4 de Julio, 2012, 11:31, Categoría: Comentarios_10 Temporada

COLOQUIO DE CINE Y PSICONÁLISIS. “El Séptimo”

81ª Tertulia
viernes, 15 de Junio,  a las 18 hs.
Café ISADORA. C/ Divino Pastor, 14    

 

“UN LUGAR DONDE QUEDARSE (This must be the place).”. de Paolo Sorrentino. 2011.

 

 

Por Olga Montón

“Un lugar donde quedarse (This must be the place)” nos cuenta la historia de Cheyenne, un judío cincuentón, antigua estrella del rock siniestro.  Hay una innegable pose caricaturesca y afectada en la encarnación que el actor hace de Cheyenne, con un look esperpéntico que recuerda  a medias al líder de The Cure, Robert Smith. Ahora lleva una vida aburrida en su mansión de Dublin, jugando a pelota en una piscina vacía o invirtiendo en bolsa con desgana.

El director napolitano Paolo Sorrentino (director de Il divo y Las consecuencias del amor) enseguida nos rompe los esquemas al mostrarle con una joven admiradora, Mary (encarnada por Eve Hewson, la hija de Bono de U2) y visitando constantemente a una mujer misteriosa que le reprocha su inmadurez y está traumatizada por la desaparición de su hijo, un tal Tony. En el otro extremo, nos coloca como improbabilísima esposa del rockero a una mujer bombero encarnada por Frances McDormand en lo que parece un guiño a las películas de los hermanos Coen y a la que convenció diciéndola que sino aceptaba haría a Cheyenne soltero o viudo.

Y, de repente Cheyenne recibe una llamada. La muerte de su padre, con el que hacía 30 años que no se trataba, le lleva de vuelta a Nueva York, donde, a través de la lectura de algunos diarios, descubre un padre distinto del de sus recuerdos. Un hombre que dedicó su vida a buscar obsesivamente a un criminal nazi que se había refugiado en Estados Unidos. Con el apoyo de un inefable cazador de nazis, el también muy coeniano Mordecai Midler (Judd Hirsch), el personaje interpretado por Penn emprenderá su búsqueda y la cinta se volverá una road movie surrealista al estilo de Una historia verdadera (David Lynch), pero que también rinde homenaje a Paris, Texas (Wim Wenders) con un glorioso cameo de Harry Dean Stanton interpretando al hombre que inventó la maleta con ruedas.

Los apasionados de la música disfrutarán identificando los diferentes guiños que aparecen en la cinta, desde su propio título (This Must Be The Place es una canción de Talking Heads) hasta la propia aparición como actor, y en una secuencia en un concierto increíblemente filmada, del propio David Byrne; o las canciones que el neoyorquino compuso ex profeso para el film junto a Will Oldham y que son interpretadas por un grupo amateur que se hace llamar The Pieces Of Shit.

Es una película errática y un personaje excéntrico. Pero llama la atención que después de 30 años sin hablarse con el padre recupere su memoria cuando muere. ¿Realmente estaba en su deseo? ¿Qué puede hacer uno con su vida cuando tiene resuelto lo económico?¿Puede hacer “lo que quiera”? ¿Podemos decir que es un triunfador?

La muerte del padre diríamos que le despierta de esa vida aburrida y sin deseo, de esa muerte en vida y lo lleva a ser otro.

Os esperamos el viernes 15, en el café Isadora a las 18 h.

Moderación: Olga Montón. Crónica: Marta Mora. Equipo: Pilar Berbén, Carmen Cuñat, Mercedes de Francisco, Mirta García, Marta Mora, Graciela Sobral. . Coordinación: Olga Montón.

 

http://elseptimo.zoomblog.com/cat/0

Correo: olgamonton@terra.es

 

 

 

 

El Blog

Alojado en
ZoomBlog