Mayo del 2012

81ª Tertulia

Por O Montón - 30 de Mayo, 2012, 11:02, Categoría: TERTULIAS

Tertulia de Cine "El Séptimo"

UNA MIRADA ANALÍTICA DEL CINE

Coloquio sobre Cine y Psicoanálisis

81ª TERTULIA:

Día 15 de Junio, viernes.

A las 18 h.

Café ISADORA. C/ Divino Pastor, 14.

Coordinación: Olga Montón

Modera: Olga Montón

Crónica: Marta Mora

"This must be the place".  De Paolo Sorrentino

Correo: olgamonton@terra.es

http://elseptimo.zoomblog.com/cat/0

Coordinadora: Olga Montón.Comisión: Pilar Berbén, Carmen Cuñat, Mercedes de Francisco, Mirta García, Marta Mora, Graciela Sobral.

Auspiciado por la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis.

77ª tertulia

Por O Montón - 30 de Mayo, 2012, 10:56, Categoría: TERTULIAS

Tertulia de Cine

“El Séptimo”

UNA MIRADA ANALÍTICA DEL CINE

Coloquio sobre Cine y Psicoanálisis

77ª TERTULIA:

Día 17 de Febrero, viernes.

A las 18 h.

Café ISADORA. C/ Divino Pastor, 14.

 

“Los descendientes”. Alexander Payne

Modera:

- Olga Montón

Coordinación:

- Olga Montón

Comisión:

-Pilar Berbén

-Carmen Cuñat

-Mercedes de Francisco

-Mirta García

-Marta Mora

-Graciela Sobral

 

Correo: olgamonton@terra.es

http://elseptimo.zoomblog.com/cat/0

Auspiciado por la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis. Sede de Madrid

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cronica 80

Por Marta Mora - 29 de Mayo, 2012, 10:12, Categoría: CRÓNICAS

Crónica nº 80

Las nieves del Kilimanjaro

Dirigida por Robert Guédiguian.

Nuestra colega Mirta García  hizo la presentación de la película, no sin antes agradecer al Café Isadora su cálida acogida habitual. Comentó lo dicho por el director en entrevistas, su inclinación por abordar historias de conflictos sociales, nos informó de lo que inspieró a Guédiguian esta película: una canción exitosa de los 60 como música y un poema de Víctor Hugo, La pobre gente, sobre algo que siempre le ha maravillado: la generosidad de los que menos tienen.

La charla se inició con una pregunta ¿de donde nace ese sentimiento de generosidad? Causada por esta película y otras historias semejantes que conocía.

Como respuesta se señaló que hay tantas respuestas como personas, que Michel, el sindicalista (y también su mujer) tiene una posición ética: quiere entender, quiere saber. El denuncia sin saber las consecuencias de ese acto, denuncia azuzado por su rabia y el dolor de su cuñado por el sufrimiento de su mujer. Le surgen preguntas, porqué un compañero?

Un asistente apuntó que se pone en evidencia lo comprobable, hay una oposición entre la ley y su aplicación, no se hace la excepción con quien se debe.

Sobre la posición ética se comentaron varias cosas, la singular de este personaje es no que intenta ignorar el lado oscuro de sí mismo. Quiere saber y una vez que sabe no puede NO responsabilizarse de las consecuencias.

Otro agregó que además son comunistas, antiguos luchadores, sindicalistas,  consecuentes con su ideología, eso lo lleva a Michel primero a poner también su nombre para el sorteo, segundo acoge a los niños. Eso en una lectura inmediata Viven en el sistema capitalista que despide y nos recuerda el film que todo eso que tienen ha sido arrancado con la lucha de los trabajadores. Está también presente algo más allá: la vida es difícil, hay algo que no es conjuntable, es fantástico que se junten, se es responsable con respecto al otro.

Alguien comentó la primera escena como muy terrible, no sabemos que pasa, el sorteo entre los trabajadores y los empresarios mirando desde arriba. Los sindicatos haciendo el trabajo sucio. Lo más impactante es la solidaridad que implica culpa, porque el protagonista ha ido en contra de sus principios.

Alguien dijo que venía de un lugar que se ve por la calle quien es obrero y quien no, todo esto fue un engaño, lo que muestra la película es que las prácticas individuales no son sociales. Recordó cuando ante las dificultades de China y la URRSS,  Kruschev le dijo a Chou En Lai, yo soy un político y Ud. hijo de mandarín y Choi En Lai le contestó, Ud. se equivoca, los dos somos traidores a nuestra clase

Ante un planteo sobre la situación social del ladrón como atenuante, se apuntó que eso no es determinante. El agresor tampoco pide piedad, no es un canalla.

Otro vió una dura crítica a las nuevas generaciones y se contrapuso la respuesta del director en una entrevista sobre el 15-M: son una esperanza, dijo.

Otro vio el film como una banderilla en el momento actual, las clasificaciones no son suficientes, lo más revolucionario es el chico que agredió, los hijos están llenos de prejuicios. La complicación del mundo está apareciendo ahora, la ley no ordena para encontrar su lugar.

Alguien retomó lo que  el chico le dice a Michel: el azar no era la única solución, que había otras alternativas. La única opinión divergente es la del joven ladrón. Para pensar lo común lo resuelven con un sorteo: a ver a quien le toca irse. El sindicato como poder, cuando optan por el “lo hacemos nosotros porque si lo hace el patrón será peor” se equivocan, ese es el fallo. Otra lectura fue que cuando uno decide saber, se implica, como la pareja, cada uno por su lado, ya no hay marcha atrás. Esto está muy vinculado con el psicoanálisis, si quieres saber, vas hasta el final. Se comentó también el desastre del estado, la policía resuelve, uno a la cárcel y dos niños que se quedan solos, los sujetos no aparecen por ninguna parte, un estado irresponsable. Se dijo que la crítica a los sindicatos tiene un tono gris.

Sobre el sindicato como poder se indicó que el poder se le confiere cuando tiene gente detrás, es un poder de representación, cuestión que olvidamos.

Alguien destacó que la escena del trauma, la irrupción en la casa para robar con violencia, no es para todos la misma. La cuñada inmóvil reacciona haciéndose pis…Después de esa escena, no sale, tiene miedo a salir, la respuesta que cada uno tiene,  para unos esa escena es traumática, para otros no, no es el mismo hecho traumático para todos.

A casi todos calificaron la película de conmovedora, emocionante, con estupendas interpretaciones del equipo de actores habitual de Guédiguian, ella es su mujer en la vida real.

Alguien apuntó que la película fue un espejo, ¿qué haría yo?

La reacción de los hijos cuando Michel y su mujer deciden quedarse con los niños…hizo que alguien se interrogara acerca de ¿qué ideales o que principios ha transmitido esa pareja tan ideal?. Lo que despierta a Michel del sopor inducido por el sistema es la frase del chico denunciado, “¿con cuanto te han untado a ti para el sorteo?”y Michel le da un guantazo. Después es cuando le dice a su hijo: “yo te regalo mi trabajo pero los materiales los pagas tú”. Hay una ruptura con ese ideal de felicidad. Plantea un conflicto de valores: denunciar o no denunciar ante el bienestar de los niños, hermanos del joven ladrón, de quienes él era el soporte afectivo.

Otro señaló que todos destraumatizados cuando el saber se desvaloriza, se destraumatizan cuando el saber de cada uno se tambalea, en ese movimiento, algunos como su cuñado y familia los visitan con una tarta mientras los hijos se quedan en sus trece. Los jóvenes se han creído lo que vivieron, esta pareja no se lo cree. El saber es una construcción, no es natural.

Hubo también comentarios sobre la pareja, Michel y Marie-Clare, ella es la más clara de todos, es una valiente, tiene algo esa mujer que no se ve normalmente, él es muy oscuro. La mujer sostiene algo del lado del deseo y del amor, casi perfecta aunque eso dio pie para que se comentara que pareciera que ella es más bien un ideal del director, no en balde es su mujer en la vida real.

Alguien apuntó que cada vez le encontraba más valores a esta película porque no hay algo completo.

Terminamos más allá de la hora habitual por el deseo de la gente de participar, comentar, decir. Como en toda charla animada, se quedaron muchas cosas en el tintero, algunos no pudieron participar, lo lamentamos pero los esperamos la próxima, que será la última antes del verano.

Marta Mora

Madrid, mayo 2012


Las nieves del Kilimanjaro

Por O Montón - 22 de Mayo, 2012, 12:50, Categoría: Comentarios_10 Temporada

Me gustó mucho la tertulia, como muestra mi comentario.

Un saludo.

 

Sara Veiras

Las nieves del Kilimanjaro de Robert Guédiguian

o Las vicisitudes de una revista que retorna a las manos de un niño

(Viernes 18 de Mayo del 2012)

 

Con agradecimiento a todos los participantes en la tertulia de cine El séptimo que estuvieron en el café Isadora de Madrid, y sin los cuales estas reflexiones no hubieran surgido, hago mi comentario:

 

Lo que no funciona, lo que hace sufrir, aparece asociado a lo laboral en esta película; que rompe, en la primera escena, con un sorteo, cuyo frío sudor y silencio electrifican la oscuridad de la sala.

Me siento descompuesta, y para tranquilizarme pienso que antes hubieron palabras, quizás se habló hasta el agotamiento, y ya no quedan fuerzas para seguir buscando a través de la razón; por eso, lo que está en juego, sea lo que sea, que aún no lo sabemos, se pone en manos del azar como si se tratara de un Dios del post agotamiento.

 

A continuación descubrimos que lo que estaba librado al azar era la supervivencia, el pan nuestro de cada día, el trabajo; que es lo mismo que decir, la dignidad.

La dignidad de varias familias donde destaca una, la de un sindicalista-héroe, cuyo acto de coraje se consume en incluir su propio nombre en la urna (que también es funeraria), para no escamotear el bulto a la mala fortuna, si bien la suya propia no será tan mala porque accederá a la prejubilación.

 

Más tarde la vida parece continuar, pero hay algo oculto, algo que empuja desde un cajón cerrado hace mucho tiempo: Hubo una vez un niño que tuvo una revista donde leyó su destino. Al niño, otro niño, un amiguito, le quitó la revista y la guardó en un cajón. He aquí el hilo conductor de mi comentario, aunque, por ahora, se haga necesario volver al argumento.

 

En el segundo tramo de la película, olvidado el reciente sorteo, la vida sigue y exhibe, desenfadadamente, su florecer. Después de una existencia marcada por la solidaridad y la lucha, el sindicalista alcanza la recompensa: "Ya puede dormir bajo las nieves del Kilimanjaro", como dice una canción que suena con voz juvenil.

En ese momento feliz (después de treinta años de amor), este hombre recibe en sus manos tres objetos: Uno, el pasaje hacia un sueño reparador. Dos, dinero. Tres, la revista de Spiderman en la que se tejió su deseo infantil y sobre la cual escribió su nombre, Michel ...., marca que distinguirá esa revista de otras como un objeto que le pertenece y lo representa.

 

Entre los invitados a la celebración de la vida, los compañeros de trabajo y la familia.

¿El escenario?, el local del sindicado, hecho que llama la atención. Aunque, ¿podría ser de otra manera cuando el ideal de este hombre está construido sobre el suelo de ese lugar?

Se revela una contradicción, obviamente, un local sindical no debe ser utilizado para fiestas personales; sin embargo, ¿no es esta misma contradicción la que tensa la conciencia del sindicalista, que no pudo controlar ciertos deslices -las sutilezas, lo inevitable, los detalles, como el usufructo indebido de este local-, al llevar adelante su función?

 

La fiesta parece representar la meta alcanzada por un caballo que llega "Manso y Sobón", acompañado por otros personajes igualmente mansos; pero, entre los presentes, si bien no hay indignados, hay quemados. Un joven dispuesto a prender fuego a la nave que quiere zapar sin él.

 

La película describe al joven con explosivas pinceladas: Un juego de azar, aceptado por sus compañeros sindicalistas, provoca que pierda la posibilidad de ganarse la vida. Tiene a su cargo a dos hermanos pequeños, abandonados por una madre irresponsable, a los que cuida con amor. Roba a su propio compañero (con violencia aunque con un arma de juguete), cosas que parecen desligadas del registro de la necesidad, donde el ladrón se siente atrapado: Dinero y tarjetas bancarias, relacionadas con supercherías burguesas, un pasaje hacia un sueño reparador bajo las nieves del Kilimanjaro, y una revista de Spiderman.

¿Por qué esta revista y no otra cosa de más valor económico?, me parece una pregunta  pertinente, y considero interesante decir que este joven, que se ha quedado sin suelo bajo los pies, se lleva al hombre araña entre las manos, acto gracias al cual la revista sigue tejiendo su red.

Con lo recaudado el joven paga las cosas indispensables, las que deberían ser un derecho: Vivienda y comida, mientras es estafado por un compinche que se queda con más dinero que él.

Más tarde propone seguir robando, ahora a quién le cobró el alquiler; hasta que cae en manos de la justicia, representada por unos "polis" tan violentos que para detenerlo lo tiran al suelo, si bien luego (después de haber escuchado), muestran su humanidad.

El ladrón se declara culpable, y recrimina al compañero sindicalista y víctima del robo y de la agresión, haberlo traicionado ante la patronal.

Por último, cuando dice lo que piensa: "Que el sindicalista es un vendido", recibe un buen golpe.

 

El robo violento cambia el rumbo de una familia que se mecía hasta ahora acunada por Marie-Claire, madre clara y hasta preclara, que sopla y se baja si es necesario (ella no tiene pereza), para empujar una nave que va hacia adelante, siempre.

 

No obstante, al sindicalista, algo le chirría. Él mira sus logros desde el balcón de la felicidad con unos ojos tristes, que le devuelven la escena de su vida como una imagen que no encaja en el espejo de sí mismo.

Otra imagen que le calza mejor, y lo hace sonreír, es la de la revista con la figura de Spiderman. Y, agarrado de esta revista, se va moviendo su deseo, pasando de mano en mano hasta ponerse en un camino que podría ser de vuelta; al menos el de dar una nueva vuelta sobre esa cosa que lo angustia cuando se pone en juego.

 

La revista es como la posta en una carrera hacia la meta que consiste en devolver el mundo a su eje.

Después de la gran hecatombe desencadenada por el robo, con el mundo personal patas arriba; incluida Marie-Claire, que se refugia en un par de copitas de alcohol contra los males de la vida. Bueno, después, nuestro sindicalista, que si algo tiene de héroe es su deseo de comprender y comprometerse, se pone en marcha.

El azar (empujado por el deseo), lo sube a un autobús donde coincide, de frente, con los nuevos portadores de la revista, y, cuando los sigue, descubre que el trauma no tiene límites: El ladrón es un compañero de trabajo.

El obrero robando al obrero. Un nuevo síntoma social que pone al descubierto un agujero en esa  telaraña que debería permanecer intacta para asegurar la supervivencia: La ética.

 

Denuncia.

Revelación de un saber sobre un drama humano.

Intento de contradenuncia.

 

La confrontación con este acto inasimilable conmueve a estos personajes de tal manera que entienden que algo de lo anterior debe ser revisado a fondo.

No hay tiempo para dormir bajo las nieves de Kilimanjaro.

 

La vida despierta. Siente. Piensa. Y, simultáneamente, la pareja elige la solidaridad, el amor, y el compromiso, la red tejida por la araña de la propia vida, la única en la que pueden dejarse caer. Telaraña que sin embargo, está fallida, pues no vale para retener a los hijos.

Pero, la araña sigue tejiendo, y la revista de Spiderman vuelve al hogar, donde ahora hay dos nuevos niños que representan, quizás, la esperanza de hacerlo mejor esta vez.

 

No quiero evitar copiar un cuento africano en este lugar (es un desliz romántico que quizás no encaje aquí, pero...).

No sé quien lo escribió, y dice así:

Un antropólogo propuso un juego a los niños de una tribu africana. Puso una canasta llena de frutas cerca de un árbol y les dijo a los niños que aquel que llegara primero ganaría todas las frutas.

Cuando dio la señal para que corrieran, todos los niños se tomaron de las manos y corrieron juntos a disfrutar del premio.

Cuándo él les preguntó por qué habían corrido así, si uno solo podía ganar todas las frutas, le respondieron: Ubuntu, ¿cómo uno de nosotros podría estar feliz si todos los demás están tristes?

Ubuntu, en la cultura Xhosa significa: Yo soy porque nosotros somos.

 

Obviamente esta película de Guédiguian habla de una cultura diferente. No obstante muestra, a través del hilo conductor de la revista, que cuando estuvo en el camino, la huella que señala el deseo, al reaparecer, reorienta al sujeto.

 

 

 

 

 

Las nieves del Kilimanjaro

Por Mirta Garcia - 17 de Mayo, 2012, 11:06, Categoría: Comentarios_10 Temporada

Tertulia 80ª

Las nieves del Kilimanjaro

Robert Guédiguian 2011

Guédiguian realizador fiel a un cine de compromiso y denuncia, en la línea de Loach, nos entrega ésta vez una película sencilla y a la vez comprometida. De una abrumadora actualidad, donde vemos desmoronarse el estado del bienestar que creíamos un logro de la modernidad, en una Europa devorada por la recesión económica.

Avalada por la Espiga de Plata en la última edición de la Seminci de Valladolid,  el Premio Lux 2011 otorgado por el Parlamento Europeo y un premio en el festival de Cannes 2011.

La idea del guión surge a partir de un poema de Víctor Hugo, Les pauwres gens; y el título del filme hace referencia a una canción de Pascal Danel, canción muy popular de los años setenta.

Es interesante el planteamiento que nos presenta, al enfrentarnos a las contradicciones, dilemas morales que sufren los protagonistas después de haber padecido un acontecimiento tan violento que transformará su cotidianeidad.

Crítica feroz a la situación actual, en este mundo gobernado por el mercado, donde el mundo conquistado por nuestros predecesores está en vías de extinción.

Con gran maestría nos presenta el abismo entre generaciones, el duelo generacional, la problemáticas de los jóvenes, muchos de ellos despolitizados y conservadores que sólo anhelan la supervivencia, y donde por vez primera tendremos promociones de jóvenes en situaciones más precarias que las de sus progenitores.

Confrontación entre los sindicalistas, inadaptados a los nuevos tiempos que nos comandan y los trabajadores y parados de ahora, sin conciencia de clase, que sólo pretenden conservar su trabajo.

Muerte de la conciencia de clase en un nuevo orden asfixiante que barre e intenta liquidar los logros conseguidos a través de luchas, fricciones, oposiciones mantenidas a lo largo del tiempo.

En una sociedad marcada por la restricción de derechos más básicos, por la pérdida de valores, con reajustes sin fin, nos preguntamos qué hacer, cómo evitar que los avances obtenidos se destruyan sin más.

La solidaridad  es el centro de esta historia, los protagonistas son gente fiel a sus principios, honesta, digna, bondadosa, altruista.

Guédiguian formula que sólo la solidaridad humana puede ayudarnos en estos tiempos de crisis. Una solidaridad desinteresada contraria al individualismo atroz que impera en la sociedad.

Ante la barbarie cometida por uno de sus iguales, cabe preguntarnos si el fin justifica los medios. La agresión provocada por uno de los suyos, los lleva a cuestionarse sus principios.

El amor que existe entre la pareja, esa unión tenaz, compartida por ambos, esos códigos afines, hace que un mismo hilo conductor los atraviese y posean la misma idea del mundo.

Ante la solución que encuentran a la situación, nos preguntamos qué haríamos o cómo actuaríamos en tales circunstancias.

En fin, una película muy recomendable y pertinente en los tiempos que corren.  

Mirta García Iglesias

Mayo 2011

 

 

 

 

 

80ª Tertulia

Por O Montón - 7 de Mayo, 2012, 10:50, Categoría: TERTULIAS

Tertulia de Cine "El Séptimo"

UNA MIRADA ANALÍTICA DEL CINE

Coloquio sobre Cine y Psicoanálisis

80ª TERTULIA:

Día 18 de Mayo, viernes.

A las 18 h.

Café ISADORA. C/ Divino Pastor, 14.

Coordinación: Olga Montón

Modera: Mirta García

Crónica: Marta Mora

"Las nieves del Kilimanjaro".  De Robert Guédiguian

Correo: olgamonton@terra.es

http://elseptimo.zoomblog.com/cat/0

Comisión: Pilar Berbén, Carmen Cuñat, Mercedes de Francisco, Mirta García, Marta Mora, Graciela Sobral.

Cumbres Borrascosas

Por Marta Mora - 6 de Mayo, 2012, 17:34, Categoría: Comentarios_10 Temporada

Cumbres borrascosas. (Wutehring heights)

Directora: Andrea Arnold

 

Por Marta Mora

 

 

Cada tertulia origina un trabajo previo intenso, hay que ver varias películas para elegir una entre varias, esa decisión se toma colectivamente dando mayor peso a quien en ese mes ha decidido coordinarla. La elección de ésta tiene como fondo el VIII Congreso de la AMP que se hará en Buenos Aires la próxima semana y cuyo título es “El orden simbólico ya no es lo que era”. Había leído ya la conferencia de Jacques Alain Miller, “Una fantasía”, donde se pregunta “porqué esta moral civilizada, en su bella época, al final digamos, de la segunda mitad del siglo XIX, en la época victoriana ,que Lacan recordaba, fue tan cruel?”.

Adaptar una novela de 1847…Recordaba algo la novela leida muy joven y que he vuelto a leer ahora, como muy dolorosa, casi incomprensible, con poco amor en un medio aspero y salvaje, con dichos impregnados de la experiencia del contacto con la naturaleza. ¿Hoy Cumbres borrascosas? Que saldría de la única novela que escribió Emily Bronté con el seudónimo de Ellis Bell y de la declaración de la directora: “Siempre he estado obsesionada con ‘Cumbres Borrascosas’. Y para mí no es una adaptación sino un viaje personal. He seguido a mi corazón”.

Cumbres borrascosas ha sido llevada varias veces al cine desde la época muda. La adaptación más valorada mundialmente es la que William Wyler dirigió en 1939 con Laurence Olivier, Merle Oberon y David Niven en los papeles protagonistas. En 1953, nuestro Luis Buñuel hizo una adaptación, la más fiel, en México, donde los personajes no son tan seductores como en la versión de 1939. Además, no se preocupa por adaptarla al gusto de Hollywood, sino que rescata sobre todo el espíritu extremo de los personajes. No hace ningún esfuerzo en hacer "querible" a Heatchcliff, porque lo quiere como lo expone Brontë: violento, burdo, inadaptado, resentido, y profundamente enamorado. No se esfuerza por dar a Catherine pinceladas de "humanidad", porque la quiere como es: caprichosa, histérica, frágil, con los defectos de toda niña mimada y profundamente enamorada y se ocupa de acentuar la brecha de la diferencia social entre ellos.

Esta directora parece ser fiel a Bronté, aunque lo de “profundamente enamorado” para los personajes no se destaque, es un drama si pero ¿de amor?, eso está poco explicitado, es más bien un drama de crueldad que tiene más que ver con el sentimiento que Freud definió como primario: el odio. Los protagonistas en la primera parte atraviesan la etapa como perversos polimorfos, que se muestra en detalles que hoy nos horrorizan, impresiona el descubrimiento de la vida adulta por Heathcliff, y el espectador descubre con él a los que lo rodean,  ese extraño ser que es una niña, que juega con él, que tan pronto es angelical o como malvada, los celos del hermano de Catherine o a la cierta calidez en la criada que lo orienta.

La directora narra pegada al espíritu de la novela, el amor frustrado, el odio, la venganza, los celos entre hermanos, el rechazo al diferente, las diferencias sociales, la pérdida de objetos amorosos para siempre y la incapacidad de encontrar sustitutos, la vida detenida en un tiempo sin tiempo que los lleva a la destrucción de otros y de sí mismos. Respeta también la metáfora de la novela como una Matrioska, una historia con varias historias dentro a pesar de que se centra en Catherine y Heatchliff , desde el declinar de la infancia hasta la muerte de Catherine. Los secundarios solo están coloreados, difusos, confusos. Heatchcliff en la novela es un niño gitano y aquí es un niño negro lo que acentúa la diferencia y el rechazo y hasta lo explicaría…

 El medio en el que está la casa que da nombre a la película y por el que recibió el premio de fotografía logra transmitir ese ambiente húmedo, hostil, frio y enfangado que destila la novela. Algunas críticas que leí hablan de que “la estrella del film es la naturaleza”, tal vez por la fotografía, tal vez por el preciosismo con que nos muestra animales y flora del entorno que son muchas veces referencia de dichos en la novela, tal vez porque casi la única música es el viento.

Mi conclusión es que es un hallazgo, tal vez de Emily Bronté o Elli Bell como quiso llamarse,  mostrar la crudeza que encierra belleza en la naturaleza en contraste con la crudeza y la parquedad de esos seres que la habitan.

Coincido con un crítico en que “sólo ese deseo de transmitir un ambiente oscuro, seco y aislado del mundo, donde los instintos parecen adueñarse de todo, convierte 'Cumbre borrascosas' en una adaptación más o menos memorable”.

 

Marta Mora

 

 

 

 

 

Cronica 79ª

Por Mirta Garcia - 6 de Mayo, 2012, 17:24, Categoría: CRÓNICAS

 

Crónica nº 79

Cumbres Borrascosas de Andrea Arnold

Mirta García

 

Coordinó la tertulia Marta Mora. En relación a su directora comentó que éste es su  segundo film, en cuanto a los cortos que ha realizado, la mayoría han obtenido premios.

La novela de Emily Brontë ha sido adaptada al cine en numerosas ocasiones. De hecho hay doce versiones de Cumbres Borrascosas, siendo la más conocida la de William Wyler de 1939. También Luis Buñuel la dirigió en 1953 en México.

Se argumentó que la versión de Arnold es muy fiel a la novela, versión que no deja indiferente e incita a la polémica.


Se pone de manifiesto la no utilización de la música, la directora no ha querido mitigar el sonido de los cuerpos, de la naturaleza, de los humanos, de los animales conviviendo.

Se marca bien la diferencia entre la hacienda de los ricos y la casa de los pobres.

Hubo un acuerdo unánime en cuanto al papel que Arnold le atribuye a la naturaleza, el sonido de los pájaros, las ranas, el viento, donde la vida de los pueblos queda muy bien ilustrada.


En cuanto al film en general, se remarcó que la primera parte de la película está mejor lograda, siendo la segunda parte más aburrida y tal vez hubiese sido mejor que la directora hubiese caracterizado a los mismos actores en su pasaje de la niñez a la juventud, ya que el hecho de no hacerlo, en alguna medida ha roto con la continuidad narrativa.


Algunos tertulianos manifestaron que la película no les gustó, les resultó lenta, incluso lentísima y el uso de demasiadas escenas nocturnas que dificultan la visión, excesivo.

La ausencia de diálogos, resaltan la pobreza de lo simbólico, donde los personajes están impulsados a actuar permanentemente.


El amor fue otro de los temas que animaron el debate. La pregunta giraba alrededor de si estaban enamorados o si lo único que existe entre ellos es capricho, venganza, obsesión, egoísmo.

Se puso de manifiesto que es en la adolescencia cuando se descubre al otro sexo y se adujo que los protagonistas están marcados por un amor estragante, un amor en el sentido de la posesión, no otorgándole al amor el estatuto de dar lo que no se tiene.

El amor como completud, como la obtención de la media naranja, no existe, el amor se nutre de la falta.


Resonaron dos frases importantes, una de Caty cuando dice en relación a él: es más como yo, que yo misma. Y la frase pronunciada por Heathcliff: no me puedo olvidar de ella, sino me olvido de mí.

Se cuestionó si la invitación de Heathcliff a Caty, cuando le dice: vente conmigo, criaré a ese hijo tuyo como si fuese mío, podría considerarse como una prueba de amor.


 

Para Catherine la llegada de Heathcliff constituyó una vía de escape, para Heathcliff la pérdida de ella, torna a su vida sin sentido.

La mirada tiene un valor fundamental en el film, nos invita a visionar la película desde la mirada del protagonista.

Un tertuliano comentó que ésta podría ser una película prepsicoanalítica, una película desabonada del inconsciente, orientada al acto.


La sexualidad está omnipresente y uno de los méritos de la obra es reflejar la vida del mundo occidental del siglo XIX de buena manera.

Concluyó Marta la tertulia citando a Lacan cuando dice en relación al amor: amor es dar lo que no se tiene a quién no lo es. Amo en ti, algo más que a ti y por eso te mutilo.

El Blog

Alojado en
ZoomBlog