Abril del 2012

79ª Tertulia

Por O Montón - 11 de Abril, 2012, 11:15, Categoría: TERTULIAS

Tertulia de Cine "El Séptimo"

UNA MIRADA ANALÍTICA DEL CINE

Coloquio sobre Cine y Psicoanálisis

79ª TERTULIA:

Día 20 de Abril, viernes.

A las 18 h.

Café ISADORA. C/ Divino Pastor, 14.

Coordinación: Olga Montón

Modera: Marta Mora

Crónica: Mirta García

"Cumbres Borrascosas".  De Andrea Arnold

Correo: olgamonton@terra.es

http://elseptimo.zoomblog.com/cat/0

Comisión: Pilar Berbén, Carmen Cuñat, Mercedes de Francisco, Mirta García, Marta Mora, Graciela Sobral.

Cronica 78

Por Marta Mora - 9 de Abril, 2012, 11:13, Categoría: CRÓNICAS

Cronica nº 78

“Shame”

Director: Steve McQueen

 

Esta tertulia estuvo más concurrida que otras veces y, con mucha asistencia masculina, que demostró mucho interés.

Coordinó nuestra colega Pilar Berbén. En la introducción retomó algunas cuestiones que ya había anticipado en su escrito de presentación: Brandon, (Michael Fassbinder), es un hombre prisionero de sí mismo, ““una persona que goza de todas las libertades occidentales y que, a través de su aparente libertad sexual, crea su propia prisión”. Sissy, (Carey Mulligan), su hermana, en apariencia frágil, en posición de victima que demanda y demanda a otros y al hermano sin lograr respuesta.

En la discusión fueron surgiendo las escenas que más retuvieron la atención así como algunos diálogos y las distintas visiones de los personajes.

Alguien manifestó sentirse muy interesada porque no entendía como podían los personajes ser así. Le pareció lenta, a veces aburrida y le hubieran gustado más datos sobre su historia, venía con mucho interés por escuchar lo que se diría aquí. Él le pareció muy raro y  la hermana desequilibrada.  

A otro le pareció interesante, difícil de ver porque nos enfrenta con el circuito de la pulsión, que es de muerte, sin satisfacción, pegado al goce y no al deseo. Él no puede elegir cuando aparece el deseo del Otro, Emma, y se defiende. Se intuye que algo incestuoso ha habido entre ellos que los marca. No hay pudor, no hay “shame”, que es a la vez pudor y vergüenza “shame on you”, vergüenza de ti o “its a shame”, es una pena. Puso como ejemplo la escena del baño, él irrumpe y ella desnuda que no hace ademán de taparse. La canción New York maravillosamente interpretada por Sissy, que en su tono y lentitud dice otra cosa que el éxito que parece transmitir la versión de Sinatra y que hace que Brandon se divida. Ver Shame le recordó otra película del mismo director, Hunger, que trata de un cuerpo mortificado por una causa mientras que en ésta es un cuerpo que cede al puro goce sin mediación del amor ni del deseo.

Otra opinión fue que Shame es desoladora, Brandon huye de  sus problemas y su autodestrucción, una adicción conlleva también que no tiene vida y vio también la sombra de algo incestuoso entre los hermanos.

A otro le pareció una película perfecta, el actor muy expresivo, que no hubiera mucho diálogo, sin palabras no le pareció que hicieran falta. La canción,  como pidiendo ayuda, preciosa. De acuerdo con que el director no nos dé todo masticado. De Brandon le pareció que tras su apariencia fría lo que le pasa es que le da vergüenza que vean sus sentimientos.

Ignacio Castro tomó de su escrito, que Brandon “ha encontrado en el infierno de su desolación promiscua una forma de vida que le salva de su gran miedo: tener que escuchar las voces débiles que vienen de atrás, tener que amar y empuñar la fatalidad de lo vivido” que refleja el “no somos malos, venimos de un mal lugar” que dice Sissy y convocó a que cada uno pusiera su propia infancia.

Unos tomaron esa frase como tramposa para distraernos de la historia, solo nos cuentan que son irlandeses y solo se puede especular Alguien apuntó que el problema justamente es que no tienen su pasado consigo, “las voces débiles que vienen de atrás”,  como parece mostrarlo la escena en la que mientras ellos hablan se ve la televisión con dibujos animados de fondo, en blanco y negro y que no ven. Seguramente  no han recibido afecto, por eso él va al sexo sin afecto.

Se comentó otro momento en el que Brandon se conmueve, cuando en el hospital al acariciar el brazo de Sissy, ve la marcas de los intentos de suicidio anteriores, unos interpretaron que ve ahí sus propias heridas y es lo que lo hace salir a llorar, mientras otros pusieron el acento en que es lo que la hermana le dice: “canalla”. Para otros es el jefe que divierte a la hermana lo que lo divide.

A unos les pareció Shame, muy moral y muy política. Brandon es un símbolo, no en vano triunfa en New York. El momento más falso es el de la frase de Sissy. Brandon es una caricatura de nosotros mismos. La escena más erótica, es con Emma en la cena,  no es que él  no pueda elegir el menú,  es que está en trance, más frío que nunca ante el peligro del amor que ella le ofrece. Un hombre del goce y pocas palabras, que relaciona su cuerpo con su órgano, es con Emma que descubre que el órgano hace lo que le da la gana, su narcisismo se barra, se rompe su semblante de puro éxito.

Otros no vieron  al personaje exitoso, y se inclinaron por ver, irónicamente, el éxito en el jefe, él es un tipo “normal”, de nuestro tiempo, que solo le molesta de la afición de Brandon a la pornografía el gasto que implica para la empresa, infiel y buen padre.

Para unos Brandon es un impotente afectivo, un personaje de tragedia griega, bloqueado e hicieron un paralelismo entre el personaje y la ciudad, de muchas luces pero algo sórdida. En él, la falta de entrega y en ella, la entrega en exceso.

La canción fue también objeto de comentarios, como  un guiño a Marilyn, que daba perfil de frívola y feliz, infantiloide pero con un sufrimiento intenso. Difícil no colocar el punto de moralidad, frialdad del personaje como la propia del director.

Joya actual opinó otro. Le sorprendió la apreciación de Brandon como un triunfador, lo conmovió. La escena con Mariam, un hilo de la peli, no le gusta nada, es un intento de él para relacionarse. Como se soluciona eso? El tema también es la impotencia. Se marcó la escena del bar, tomando a la mujer como objeto de uso, brindando la escena a otro para hacerse pegar.

Otra persona expresó que no le había gustado nada, le parecía que el director se embelesa con el personaje y que si de cada película hace falta una tertulia psicoanalítica…apaga y vámonos, el cine va fatal. Fue con un amigo que dijo ¡si esto es lo que les pasa a todos los tíos! Aunque otra opinión fue que justamente, si en una tertulia se añaden y comentan cosas, eso habla bien de la película y que hay cierta denigración de la hermana, victima idealizada. Ella lo divide y por eso no quería verla, ella es intrusiva, se mete en su casa, se mete en el baño mientras él se esta masturbando, se le mete en la cama, lejos de que él le parezca malo, piensa que él se protege.

En general la película fue creciendo con los días, al principio dejó una mala sensación en varios pero opinaron que no es una mala película. Tomando a Nabokov que les decía a sus alumnos “atentos a los detalles”, los detalles fueron surgiendo con el tiempo. Para los personajes el pasado es una frase y todo el tiempo les pesa, él llega a casa y hace una serie de actos autómatas, oye el buzón de voz donde lo reclaman, pone música y enciende el ordenador para ver porno.

No les pareció que se puedan comparar los dos personajes, ella pone en peligro su vida, él está bien orientado. Antes de la cena con Emma, apela a la cocaína, llega tarde, es goce destructivo pero sabe muy bien, lo intentó y no le salió. Ese costado metafórico de la parte cuantitativa del capitalismo, no hay amor, si lo hubiera no hace lo que hace, en Mercadotecnia se habla de “penetrar” los mercados. Clave de éxito, ¿Qué es el éxito? La política y la economía son muy parecidas a lo que nos muestra la película.

A unos el final les pareció un final abierto a la esperanza: puede cambiar, el indicio se los dio la mirada de él a la misma mujer que persigue al inicio del film, como que la corrosión no ha llegado al sujeto. A otros les pareció ambiguo, ¿repetirá o no?, porque también al inicio él no se levanta hasta que ella se baja del metro, salvo eso, la escena, más corta y casi igual, se corta en el momento final y decisivo… ¿irá tras ella?

La que sí aparece distinta es la mujer, rejuvenecida y provocativa.  

Como se habló mucho sobre la enfermedad de los personajes, se puntualizó que la enfermedad no es nada que no tengamos los humanos.

Una observación interesante fue que en la masturbación él está siempre en lo homosexual y  fracasa ante lo heterosexual que se trajo a colación por la escena en que borracho perdido no lo dejan entrar en el antro de siempre y cruza la calle, entra en un bar gay y tiene relaciones sexuales con hombres. Primer tiempo, refleja como es un hombre en un punto autista, tomando a los otros como objetos, todos. Esclavo de un automatón, ante la hermana no se divide. Segundo tiempo, aparece la hermana, se le desbarata el automatón. El final… la culpa no hace mella. Si no apareciera la hermana, aparecería cualquier otra cosa, el automatón es un ortopeda frágil, el mundo no es sin la contingencia, parece una neurosis obsesiva de libro. No es “todos” los hombres como alguien mencionó, es un hombre en una posición obsesiva, la histeria no es la mujer ni la femineidad. El “para todos” nos lleva a equivocarnos. El atrapado en su goce y ella en todo para el otro.

No fue fácil terminar la tertulia, muchos querían intervenir…

Los esperamos para la próxima, el 20 de abril de 2012, en el cálido y acogedor Café Isadora al que agradecemos su hospitalidad.

 

Marta Mora

 

 

 

El Blog

Alojado en
ZoomBlog