Julio del 2011

Crónica 72ª

Por Marta Mora - 11 de Julio, 2011, 10:15, Categoría: CRÓNICAS

Cronica nº 72

"Pequeñas mentiras sin importancia"

Marta Mora

En nuestra última tertulia antes del verano, hizo la introducción Olga Montón, señalando entre otras cosas la curiosidad de esta película: habla del amor en los hombres, muestra hombres que sufren por amor. Retomó lo que su mirada rescató de la película, lo que ya nos había anticipado por la lista del Séptimo como los que fracasan al triunfar, las esposas como madres, el que valora a la mujer cuando la pierde, la mujer que no sabe como se es tal.

El debate se inició mencionando a Ludo,  el  protagonista ausente que de tan ausente es una presencia y algo sobre su nombre,  Ludo viene de lúdico, diversión, el símbolo de una época que está a punto de pasar página para los protagonistas, estos amigos de años que se han divertido mucho se dan cuenta que no se han comprometido con nada, parecen adolescentes,  a Ludo la vida lo atropella en forma de un camión y eso marca del fin de una época para el grupo.

Opiniones hubo para todos los gustos, como siempre. La tertulia crea un ambiente propicio para la libre expresión de cada uno. Para unos a la película le sobró media hora, para otros fue un todo homogéneo. Aunque en las críticas se dice que es un canto a la amistad, los asistentes mencionaron la incomunicación y la soledad, que hablan pero se escuchan poco. La música, que gustó mucho fue mencionada por algunos como lo que nos puede aliviar de estar solos.

Alguien hizo dos reflexiones, una sobre lo francés y la libertad.  Los protagonistas, nacidos después del mayo del 68, los franceses son un pueblo muy rumiante, el lodazal en el que se queda el barco es la metáfora de las vidas de cada uno, allí libres pero no saben que hacer con eso,  enfangados cada uno en su propia neurosis, en sus pequeñas miserias. Muestra el comportamiento grupal, no justifica el abandono de Ludo en el hospital, gravísimo, ese abandono se vuelve contra el grupo, se pone de manifiesto la irresponsabilidad.

Otro mencionó la amistad y una cita: donde fuiste feliz no debieras volver aunque no le parecía un buen  consejo si tiene que ver con las personas, por tener una experiencia parecida y se reencontraba con amigos de años, retomó a Borges cuando decía que en caso de recurrir al pasado hay que ver lo que aporta de más y eso lo hace en grupo, se difruta por la pandilla. Y revivió momentos felices. Se dijo que es un éxito de la vida tener fuera de lo familiar alguien querido y haber sido querido.

Otro se pregunto ¿de qué va? Cuarentones actuando como adolescentes, ¿por qué tomamos decisiones que nos traen complicaciones? ¿Porqué después de la confesión del fisioterapeuta, aceptan ambos pasar las vacaciones como siempre?

Se comentó lo insoportable para un hombre que otro hombre le haga una declaración de amor. Uno dice lo que siente, el otro calla, ni siquiera puede decir no,  o actúa y lo hace mal, hace daño incluso a quien no debería, en el que dice hay una identificación al amigo, una idealización del que admira y eso puede confundir…Otro aportó que lo que nos da problemas, también nos da satisfacción.

Otro se dejó llevar por la historia, se fue de vacaciones con ellos, pensó que Ludo se iba a poner bien y luego se dijo ¡adonde me ha llevado y adonde estaba! Lo real de la muerte siempre nos deja a medias. Entendió algo muy bonito, las miserias, las dificultades que muestran, con unas vacaciones de pasarlo muy mal pero salvan la amistad, entendió que los que te aguantan a pesar del desastre que somos, eso son los amigos. Se van juntos para soportar la vida.

Acerca del título alguien apunto que no son mentiras, son ocultaciones. También la traducción del título fue comentada pues el titulo original sería en francés  "Los pañuelitos".

Se habló también del desencuentro de las parejas, el ligón que la quiere cuando la pierde, cuando el marido la toca, la mujer se va a preparar y al volver, lo encuentra dormido.

Se señaló que es en la adolescencia, cuando se sale de la estructura familiar cuando se pone en juego lo real del inconsciente, hay algo ahí que tiene que ver con la novela familiar de cada uno.

En relación con la decisión de irse de vacaciones se marcó cierto automatismo, auto matón, "hay que ir de vacaciones" y aunque esta vez hay un riesgo nadie piensa en la muerte posible de Ludo, llamó la atención que no se organizaran mínimamente, siendo tantos no hubiera sido difícil,  para acompañar a un amigo, el alma de las fiestas pasadas juntos.

Se habló de los tres que no tienen pareja, ¿el miedo al compromiso o ignorancia del tiempo?, Marie, etnóloga, antigua o actual novia de Ludo que como apuntaba Olga en su presentación, se debate entre "hacer el hombre" o irse a la selva, el guitarrista, ¿es él el padre de su hijo? ¿o es Ludo?

La fábula de Freud sobre el erizo apareció en la tertulia, señalando que ningún hombre la encarnaría demasiado, ni tan apretados como para dañarnos ni tan alejados para estar desprotegidos, el equilibrio está en la distancia apropiada….

El mariscador es el personaje de los pies en la tierra, el que también habla, les reprocha a todos el abandono de Ludo, no estaban tan lejos del hospital…. El percibe la burrada que han hecho, es él quien le lleva al amigo muerto un saco de la arena que tantos años han pisado y disfrutado juntos, sin el artificio de la ropa apropiada para la ocasión, así de simple y tan complicado mostrar el amor con algo insignificante y tan profundamente simbólico, como casi todo lo insignificante.

Como siempre la gente del Café Isadora nos acogió en el lugar del encuentro con su probada hospitalidad e interés.

Hasta después del verano. ¡Felices vacaciones para todos! Los esperamos para el próximo ciclo!!

El Blog

Alojado en
ZoomBlog