Junio del 2011

73ª Tertulia

Por O Montón - 21 de Junio, 2011, 13:06, Categoría: TERTULIAS

Tertulia de Cine

"El Séptimo"

(Abierta a todos los interesados el tercer viernes de cada mes)

UNA MIRADA ANALÍTICA DEL CINE

Coloquio sobre Cine y Psicoanálisis

73ª TERTULIA:

Día 16 de Septiembre, viernes.

A las 18 h.

Café ISADORA. C/ Divino Pastor, 14.

PELICULA: "El hombre de al lado". de Mariano Cohn y Gastón Duprat

Moderación: Olga Montón

Coordinación: Olga Montón

Comisión:

-     Pilar Berbén

-     Carmen Cuñat

-     Mercedes de Francisco

-     Mirta García

-     Marta Mora

-     Graciela Sobral

Correo: olgamonton@terra.es

http://elseptimo.zoomblog.com/cat/0

Pequeñas mentiras sin importancia

Por Olga Montón - 15 de Junio, 2011, 14:05, Categoría: Comentarios 9 Temporada

COLOQUIO DE CINE Y PSICONÁLISIS. “El Séptimo”

72ª Tertulia
viernes, 17 de Junio,  a las 18 hs.
Café ISADORA. C/ Divino Pastor, 14    

 

“Pequeñas mentiras sin importancia” de Guillaume Canet.

 

Es una película coral que describe las relaciones de un grupo de amigos y está dirigida por el actor y director Guillaume Canet (‘Last Night’). Está interpretada por un elenco de actores único empezando por Francois Cluzet y entre los que destacan la ganadora del Oscar Marion Cotillard (‘La vida en rosa (Edith Piaf)’) y Benoît Magimel (‘La pianista’).

Guillaume Canet dice de su tercer largometraje: “A los 35 no te planteas las mismas preguntas que a los 20, te has llevado ya algunos palos... Decidí hacer un trabajo de análisis. Un trabajo bastante importante; mucho más interesante de lo que había imaginado, ya que me llevó a escribir este guión en menos de cinco meses. Gracias a ese trabajo de introspección, comprendí muchas cosas que me han permitido volver a centrarme en lo que verdaderamente quería; y descubrí quiénes son los amigos a los que amo de verdad. Empecé a poner orden en mi vida y “Pequeñas mentiras sin importancia” empezó a tomar forma”.

Y si, parece que este análisis le lleva a reflexionar sobre cuanto sufren los seres humanos en relación con el amor. Como decía Lacan “la relación sexual es imposible” en el sentido de que no hay completud, no hay posibilidad de que el otro te complete y esto se ve muy bien en esta película. Todos los personajes sufren por amor.

La película comienza cuando Ludo (Jean Dujardin) tiene un accidente de tráfico que le deja en estado gravísimo en el hospital. No sabemos nada de él pero vemos cómo la pulsión de muerte le lleva a lo peor. Este hecho reúne a los amigos entorno a su cama. Sin embargo, éstos, deciden no dejar de disfrutar las vacaciones.

Max (Francois Cluzet), el propietario de un restaurante-hotel de éxito es el claro ejemplo de los que “fracasan al triunfar”. Alcanzado el sueño no es feliz. Invita a sus amigos, como todos los años, a su bella casa de la playa para celebrar el comienzo de las vacaciones, para gozar como una víctima que culpa a los otros de compartir con ellos su éxito.  Mientras Vero (Valérie Bonneton), su mujer, le soporta cómo una madre ante las rabietas de su hijo.

Marie (Marion Cotillard) es una etnóloga, eterna enamorada de Ludo, que se debate entre “hacer el hombre” o refugiarse en la selva. Vincent enamorado de su mejor amigo Max no sabe cómo responder a las demandas sexuales de su mujer Isabelle. Eric, el ligón no aprecia lo que tiene hasta que lo pierde y el insufrible Antoine da la lata a todos atrapado en su neurosis, obsesionado con Juliette, sin ver lo que pasa alrededor.

Con su magnífico reparto, humor irreverente y personajes bellamente definidos, esta inteligente comedia dramática es una película generacional que plantea cuestiones universales con una alta dosis de egoísmo. La convivencia se va haciendo insoportable cuando “las pequeñas mentiras sin importancia” afloran. Y no son sólo las palabras, son los actos los que reordenan las relaciones.

Nos vemos el próximo viernes en el café Isadora en la calle Divino Pastor, 14, a las 18 h.

Olga Montón

Moderación: Olga Montón. Coordinación: Olga Montón. Equipo: Pilar Berbén, Carmen Cuñat, Mercedes de Francisco, Mirta García, Marta Mora, Graciela Sobral.

 

http://elseptimo.zoomblog.com/cat/0

Correo: olgamonton@terra.es

Crónica 71ª

Por Marta Mora - 3 de Junio, 2011, 13:17, Categoría: CRÓNICAS

Crónica nº 71

“Rompecabezas”

Natalia Smirnoff

 

Nuestra colega, Mirta García, hizo una introducción abundando en lo enviado por e-mail y coordinó esta tertulia.

Para la directora, esta es su Opera prima. Estudiaba Ingeniería de Sistemas, trabajaba como directora de programas informáticos para un canal de tv por cable. Un día el avión en que viajaba casi se cayó, dice “vi la posibilidad de la muerte…” Unos meses después ingresa en la Facultad de Cine de la Universidad y a los tres años lo dejó todo para dedicarse al cine, como asistente de dirección, producción y castings.

Iniciamos la charla hablando sobre la protagonista, que interpreta María Onetto, María del Carmen,  un ama de casa que se enfrenta al cambio de etapa que conlleva el crecimiento de los hijos, el objeto de sus cuidados han crecido y ni la valoran ni la consideran, casi no existe.  Ha consentido al lugar en la que la colocan los demás, lo muestra muy bien en el inicio de la película: una fiesta  donde ella trajina, atiende, sirve a un montón de gente y nos sorprendemos cuando descubrimos que están festejando ¡su cumpleaños!. Un plato que se rompe y un regalo, un rompecabezas,  hacen al inicio de otro camino a recorrer.

Unos vieron la historia como metáfora sugerente de la invención de una causa o un deseo, cuando el plato se rompe, antes cada lugar familiar está delimitado, después aunque intenta restaurarlo, falta una pieza. Casualidad que dirige la vida por un camino fuera de lo familiar que la tenía paralizada.

Como ya es habitual hubo opiniones divergentes, para unos fue una microhistoria frustrante, que se queda en poco, pesada de ver, donde el encuentro con un hombre con el que comparte su afición fue visto como “una cana al aire”, ella ha ganado un premio y “se da un festejo”. Esta opinión fue muy cuestionada y rebatida y mantuvieron que tiene una relación seria, que  no es una aventura sin más pues valora lo que tiene, un marido que la quiere y al que quiere. Lo que tiene con el rico solterón no es una cana al aire, encuentra en él lo que no encuentra en el marido pero también se entera de lo que el marido le aporta y el rico no le dará jamás y elige quedarse con su vida. El rico la introduce en un mundo nuevo, donde hay para elegir, lejano a ella. El amante le permite sostener ese deseo que descubrió, y su forma singular de armar los rompecabezas y es con eso que debe transitar en la vida.

También se observó como la mirada está en juego, lo primero que arma del puzle sobre Nefertiti es el ojo y el trabajo en si es un esfuerzo de la mirada, es una mujer que mira mucho...y ve mucho…

Mientras que unos vieron una película anodina, aburrida  otros alabaron justamente el ritmo pausado comparado con el ritmo actual, similar al cine francés, muy europea pese a ser una película argentina, que cuenta la vida cotidiana que parece que no vivimos, donde somos vividos. Tal vez lo de europea tiene que ver con Buenos Aires, donde fue rodada, donde conviven varias culturas como la mezcla de la propia directora tiene sangre “rusa, italiana, española y finalmente, argentina”. “Un caos que me da alas porque creo que la vida no se puede ordenar” dice Smirnoff.

Hubo a quien le aburrió mucho y luego le gustó mucho, lo visto iba y venía en su pensamiento mientras hacía otras cosas y así le pareció la historia de una mujer valiente, acompañada en una actividad. Aunque hay un ingrediente azaroso, ella va dando pasos, el marido se opone, el final significativo, el terreno, la venta, ella decide que puede ir ella, sola, ante el asombro de su familia, ahí ella se asume como sujeto capaz. El puzle, profundamente femenino, al día siguiente empieza uno a encontrarle las claves, la hilandera que no cursa con la conciencia, van surgiendo pensamientos, asociaciones.

El estilo de la relación de la pareja, casi de maltrato o malos modos, dio lugar también a discusión interesante, alguien apunto que es una pareja de muchos años, con determinados papeles que de pronto ya no funcionan y el asombro del marido ante los cambios provoca desencuentros más o menos violentos de palabra. Los dos tienen secretos, los dos miran afuera, él a la clienta, ella al participante de torneos de puzles…La mentira y el secreto con el que ella mantiene lo que le gusta tiene que ser así, porque es impensable que el marido acepte, al acostarse con el rico cierra una etapa. Otro final sería un final hollywoodense.

Para otros nada chirria en la película, comedida, elegante, no es casual que ella arme los puzles de esa manera, ella le da al técnico, al profesional el corazón del puzle. Todo se corresponde en la película. Personajes cercanos, fácil de reconocerse en ellos. Fue mencionada sin sorpresa la mirada de algunos de los hombres en la tertulia, la directora transmite la aparente simplicidad de la vida de las mujeres, un hombre con el que vio la película cuando ella dice que irá sola para vender el terreno, le susurraba “es para irse a Berlín con él!”… Ella elige, no renuncia, esa es su vida y la quiere. Una zaga heroica, se va y vuelve con una ganancia, ha ganado el respeto de los otros pero también el suyo propio, el de ella misma.

Alguien apuntó que encontrar un lugar no necesariamente tiene que ser algo espectacular, no es una tontería en la vida encontrar un lugar, su lugar,  como en la última escena: sentada en el césped comiendo una manzana, tranquila, relajada, a gusto viviendo.

Los esperamos en la próxima tertulia, en nuestro lugar, el acogedor Café Isadora y su gente.

 

Marta Mora.

 

 

 

 

 

El Blog

Alojado en
ZoomBlog