Cambio de Blog

Por O Montón - 27 de Octubre, 2014, 13:31, Categoría: PRÓXIMA TERTULIA

HEMOS CAMBIADO DE BLOG.

LA PROXIMA TERTULIA LA ENCONTRAREIS EN "CONVOCATORIAS" DE ESTE BLOG:

http://tertuliacineypsicoanalisis.blogspot.com.es/p/bienvenida_48.html

¡HASTA PRONTO!

100ª Tertulia

Por O Montón - 5 de Septiembre, 2014, 20:44, Categoría: TERTULIAS

Tertulia de Cine "El Séptimo"

Entrada gratuita

UNA MIRADA ANALÍTICA DEL CINE

Coloquio sobre Cine y Psicoanálisis

100ª TERTULIA:

Día 19 de Septiembre, viernes. A las 18 h.

Café ISADORA. C/ Divino Pastor, 14.

Modera: Olga Montón

Crónica: Marta Mora

Responsable: Olga Montón

"Cinema Paradiso".  De Giuseppe Tornatore

Correo: tertulia.elseptimo@gmail.com

http://elseptimo.zoomblog.com/cat/0

Auspiciado por la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis.

Cronica 99ª

Por Marta Mora - 9 de Julio, 2014, 12:28, Categoría: CRÓNICAS

Crónica nº 99
Los ojos amarillos de los cocodrilos.
Directora: Cécile Telerman

Por Marta Mora

Coordinó esta tertulia nuestra colega Olga Montón. Retomó lo dicho sobre las dos hermanas, Josephine e Iris, en el anuncio de la película por e-mail. Josephine, caída, sintiéndose incapaz de ser deseable para un hombre, que se traga todas las mentiras del entorno, siempre clandestina y la otra, apropiadora del trabajo y los éxitos de otros, la elegida por la madre, que vive en la mentira, superficial, convencida de que el otro también miente.

También señaló que el psicoanálisis lacaniano no es determinista. Las marcas están pero uno es responsable, sin saberlo, del lugar que ocupa en la familia y en la vida y que es posible hacer otra cosa con eso.  Josephine  dejada caer por la madre, asume el “no valgo nada” como su posición subjetiva.

Lo primero que se planteó es el papel de “negro” que acepta Josephine, a uno lo sedujo este tema aunque sea el negro de la hermana.

Haciendo psicoanálisis de ficción, alguien dijo que el amor podría sacarla de su posición de clandestina.

Unos opinaron que el destino cambia la vida de estas hermanas, a la glamorosa se le rompe la vida, se le tuerce todo. Sin embargo a Josephine el marido la deja pero se la ve al final con más brillo. En los encuentros algo cambia, sostuvo alguien.

A otro no le gustó ni la estructura ni la narración, a los cinco minutos le parecía un cómic, puros estereotipos. Película de relaciones familiares. Asoció al verla con “Al este del Edén” de Elia Kazan aunque comparar es absurdo… Le pareció que era una versión más del mito de Caín y Abel, el bien y el mal.

Otro vio varios fallos del guión, por ejemplo el truco de los gemelos, es un recurso conocido y manido. El marido le pareció un vago y muy cobarde, pensó que Josephine necesita un psicoanálisis pues no hay cambios pues no denuncia al marido que le falsifica la firma y la deja endeudada, tampoco cambia con la hija que la engaña, solo parece decidida a no ceder en aprovecharse económicamente de la madre rica. Los personajes le parecieron ladrones de sentimientos y manipuladores. Y se preguntö ¿cual es la naturaleza de una madre que ante una hija como esa, puede decirle que la quiere?

A lo que alguien respondió, que tire la primera piedra aquel que en la adolescencia no se ha enfrentado a sus padres. La adolescencia es un etapa, dolorosa, pero una etapa, antes esa hija fue otra cosa. El varón tiene que denostar a la madre para poder elegir una mujer y la hija denostar a la madre para intentar elegir que mujer será.

Otro dijo que nos quieren hacer creer que hay justicia terrenal, un poco artificial. Sobre el plagio y lo del negro, como Cyrano de Bergerac, una cosa es escribir y otra venderlo.

Las mujeres aparecen como extraviadas y los hombres menos. Josephine es salvada por su padre en la infancia, en la playa, aunque él no sabe nadar, va dirigiéndola para que se acerque a la orilla. En esa misma escena, la madre elige para que viva a Iris, ya fuera del agua ni siquiera hace el intento de volver a buscar a Josephine. El padre la quiere mucho, se va salvando a si misma en la vida como en esa escena. Ella es invisible para esa madre, objeto de goce para los demás y para ella misma. Sí cree que cambia, pone límite a su hija, a la hermana, a la madre, no sabe adonde va pero el desear amar la estimula.

Alguien comentó que no le gustó, tanto le disgustó que se sintió mal, le dio vergüenza ajena, le pareció todo de cartón piedra. Cuestión de repetición, la escena de la foto,  Josephine se tapa la cara, se hace invisible. Cuando mira las estrellas con el padre, que le señala: tu eres la más pequeña que sostiene todo. La que casi no se ve…

Otro marcó la repetición como el punto de goce de Josephine, ser la invisible, no tiene autoestima.

Otro salvó a  Josephine viendo en el acto de decir no a la propuesta de la hija, que le dice que lo haga bien para que la abuela les dé dinero. Ahí pone un límite.

Josephine tiene algo, un saber hacer, la otra no tiene nada, más bien tiene un plagio en su haber. Iris pierde el norte, efectivamente es una repetición.  Josephine saldría gracias al amor por el chico de la biblioteca, que le gusta.

No se estuvo de acuerdo con el tema de Caín y Abel, no es una cuestión de buenos y malos, es el reflejo de una familia en descomposición, falta de autenticidad en esa familia. Asoció con “Celebración”, todo en descomposición.

Otro comentó que la película en sí no era una maravilla. Coincidió con lo dicho hasta ahora en el punto de las dos hermanas. La mala es horriblemente mala con ella misma por horror a esa verdad. Señaló la diferencia entre la autoestima y el amor propio. En el amor propio hay algo ético, el “por ahí no paso”. No necesitaba el libro por el dinero, le iba bien con su oficio de escribir, tenía el libro, una traducción y la escritura de una biografía. El cuñado tenía recursos para ayudarla y podría haber escrito SU libro pero se somete en posición de esclavo, “el negro” de los libros. Hay un punto de amor propio cuando escribe, en el que puede ser ella misma pero es clandestina. La de Iris, es otra situación dramática, ella si tiene mucha autoestima, que es puro narcisismo, narcisismo tanático, cuanto más para no hacerse cargo del vacío propio de cada uno.

Apuntando al personaje del  cuñado, a alguien le recordó “Los que fracasan al triunfar”, artículo de Freud, lo deja todo porque no es feliz. Es verdad que es como un cómic pero no de Caín y Abel. Sobre las hermanas, son dos caras de lo mismo, la una con la otra como en espejo, una invisible y la otra exhibicionista.

Hubo a quien no le gustó porque no le cuadraban los personajes. Se quedó con lo del cómic, Josephine es un ser invisible y que no sabe lo que vale, es su hija la que revelando que es ella la verdadera escritora, le permite vislumbrar que hay un brillo para ella. Todo gira, a los malos les va bien y a los buenos mal. Josephine no cambia, esto está por ver. La escena final con la hija, podría indicar que ha habido un cambio que la lleva por la vida a otro lugar pero… es inquietante su expresión allí, su hija habla como Iris...

Terminada la tertulia, festejamos el final de esta etapa con unos exquisitos canapés ofrecidos por el Café Isadora, testimonio de la cálida acogida de sus dueños y el buen clima con el que se desarrollan nuestros debates.

Hasta septiembre y ¡¡felices vacaciones!!

Marta Mora

Los ojos amarillos de los cocodrilos

Por O Montón - 15 de Junio, 2014, 13:56, Categoría: Comentarios_12 Temporada

TERTULIA DE CINE Y PSICONÁLISIS. “El Séptimo”

99ª Tertulia
viernes, 20 de Junio,  a las 18 hs.
Café ISADORA. C/ Divino Pastor, 14    

“Los ojos amarillos de los cocodrilos”.  De Cécile Telerman.

Película basada en el best-seller homónimo de Katherine Pancol, escritora francesa, de origen marroquí. Tercer largometraje de la realizadora francesa Cécile Telerman, tras " Toda la culpa es de mi madre" y "¿Por qué las mujeres siempre queremos más?" que también comentamos en la Tertulia en Septiembre de 2005.

Dos hermanas completamente opuestas: Joséphine, historiadora especializada en el siglo XII, cuestionada por su propia hija, acosada por el banco y ensombrecida por el éxito de su hermana, separada y enfrentada a las dificultades de la vida; e Iris, arrebatadoramente bella, adinerada y con una  vida fútil y acomodada. La mentira marca la vida de Iris y la clandestinidad la vida de Josephine.

Josephine (Julie Depardieu) tiene cuarenta años y está casada con dos hijas, Hortense y Zoe. Antoine, el marido, tras un año en paro y engañando a su mujer, decide aceptar un trabajo de capataz en una granja de cocodrilos en África. 
La discusión que desencadena el divorcio es el punto de partida de una serie de acontecimientos en los que, además de ellos dos, se verán envueltos otros personajes como Iris (Emmanuelle Béart), la guapísima hermana mayor de Josephine; Henriette, la glamurosa e insensible madre de ambas casada con un millonario, y Shirley la misteriosa vecina.

Josephine aparece como la mujer caída, se siente incapaz de ser deseable para un hombre. Además parece que está en la clandestinidad. Trabajadora incansable, sostén de la familia, permanece en la clandestinidad, nadie sabe de sus logros. Esta clandestinidad se acrecienta cuando Iris la convence para que escriba un libro del que ella se jacta de haber escrito. Iris se queda con la fama y Josephine con el dinero del best-seller, un trato que cambiará completamente sus vidas y su relación.

Mientras Iris vemos como repite el engaño, quedarse con el trabajo de otros, apropiarse del éxito. Tal y como ya intentó de joven con el trabajo fin de carrera. Ser la elegida de la madre por ser la guapa no parece sin consecuencias. Vive en la mentira, en la imagen superficial, dan por hecho que el otro también miente. Se creen su propia construcción mentirosa y no creen la verdad. Como cuando el marido la dice que no la engaña con otra.

Finalmente, muy inquietante la escena final cuando Hortense le pregunta a su madre: “¿Tienes ya una idea para tu próximo libro?”. Esa hija que parece la salvadora de la madre, que la saca de la clandestinidad. Pero en realidad es su propio egoísmo, identificada a su tía quiere también apropiarse del éxito de otro, en este caso del de su madre.

Nos vemos el próximo viernes, día 20 de Junio, a las 18 horas en Café Isadora, Divino Pastor, 14.

Modera: Olga Montón

Crónica: Marta Mora

Responsable: Olga Montón.

 

http://elseptimo.zoomblog.com/cat/0

 

 

 

 

 

Crónica 98

Por Mirta García - 10 de Junio, 2014, 13:53, Categoría: CRÓNICAS

Crónica nº 98

“El Pasado

de Asghar Farhadi

Mirta García Iglesias

Coordinó la tertulia Marta Mora. Nombró algunos filmes del director como  A propósito de Ely” y “Nadir y Sadim, una separación”, película que obtuvo un Oscar a la mejor película extranjera.

Siendo “EL Pasado” su último metraje, nos decía Marta que este director desea  continuar investigando acerca de la condición humana. No hace juicios morales, intenta comprender lo humano de cada uno.

Comentó que el director en una entrevista adujo que los hombres son más bien conservadores, las mujeres lo son menos y miran más hacia el futuro.

En cuanto a los personajes, Lucy tiene un secreto, su madre dice que la está volviendo loca. En cuanto al hijo de Samir, presencia, escucha e interpreta todo. Ahmad no toma de forma textual lo que le dicen y busca un más allá.

Hacia más de la mitad del filme, se desvela el secreto, ante lo imposible la gente busca respuestas, se pregunta si es culpable, qué es lo que ha dejado de hacer, o de decir, etc, etc.

Nos plantea la problemática de una pareja y la crisis de la misma, donde los niños sufren este devenir de los adultos. Los actos de los adultos tienen consecuencias en los niños.

Resaltó la metáfora al comienzo de la película, cuando los personajes se ven a través de un cristal, pero no se oyen, no se escuchan. El director recurre a las metáforas, por ejemplo los muebles tapados, el hecho de desatascar el fregadero, índices de la necesidad de desvelar lo que está oculto, escondido. Los pilares de la película son la imposibilidad de la comunicación y la culpa.

Le recordó la estructura de un puzzle, al principio los personajes están desubicados y poco a poco van posicionándose. Se hizo mención a los diálogos, que son concisos, precisos y más aún los silencios.

Se destacaron varias escenas: los dos hombres en la cocina en silencio, formato similar a los de los western, cuando vemos  a los pistoleros enfrentándose; la escena del metro, del padre con el niño, cómo reacciona el padre;  la escena de los niños pidiendo perdón por haber sacado los regalos de la maleta; la escena del niño cuando pregunta por qué está conectada, si ella quería morirse y finalmente la escena final, la imagen de las dos manos y la lágrima que asoma en el rostro de  la mujer.

En cuanto al director, gran admirador del cine de Hitchcock; se lo calificó de excelente guionista, buen director de actores, gran dramaturgo, sus diálogos intentan decir más de lo que dicen. No recurre al uso de la música en el filme, prefiere valerse de los ruidos del entorno, la música la utiliza en los créditos. En cuanto a la filmación de los exteriores, se opinó que no están bien filmados, quizás porque a Farhadi la ciudad le es ajena.

En cuanto a los personajes, a Ahmad se lo consideró el personaje más cálido, más acogedor, él irrumpe desde fuera y descoloca lo que aparentemente estaba ubicado, se manifestó que se queda en la casa por los hijos, gran amante de la verdad y conocedor de la depresión por haberla padecido.

En cuanto a Marie, se destacó la relación tan dura que mantiene con su hija Lucy, esta mujer tiene muchos motivos para no sonreír, no sabe lo que quiere, no tiene culpa de nada, no quiere saber nada de su pasado, su empeño está puesto en seguir para adelante, en ocultar, es la que menos habla, la más crispada.

En cuanto a Lucy, está deprimida, intenta por todos los medios forzar la destrucción de la pareja. Interesante el hecho de que la película gire alrededor de un personaje que no está.

Se remarcó que cada uno de los personajes está inmerso en su goce particular, la madre en el goce de la repetición, Ahmad en el goce del mediador y Lucy en el goce de la desobediencia. La empleada en su intento por salvarse, comete un acto que no es sin

consecuencias.

Los personajes femeninos están siempre enfadados, violentos, mientras que a los masculinos se los presenta más pacíficos.

A algunos les pareció un poco largo su metraje, pero hubo acuerdo unánime en cuanto a su factura, se la considera una película muy bien construida y ante cada confesión de los personajes, cambia el prisma del espectador.

En cuanto al tema de la verdad, ésta suscitó interrogantes, tales como si la verdad libera o no, si se puede soportar, y vemos más bien que los personajes soportan la vida, más que vivirla.

Citando a Lacan con su conocida frase que dice que sólo el amor puede hacer condescender el goce al deseo, se llegó a la conclusión que circula poco amor entre los personajes.

99ª Tertulia

Por O Montón - 10 de Junio, 2014, 11:50, Categoría: TERTULIAS

Tertulia de Cine "El Séptimo"

Entrada gratuita

UNA MIRADA ANALÍTICA DEL CINE

Coloquio sobre Cine y Psicoanálisis

99ª TERTULIA:

Día 20 de Junio, viernes. A las 18 h.

Café ISADORA. C/ Divino Pastor, 14.

Modera: Olga Montón

Crónica: Marta Mora

Responsable: Olga Montón

"Los ojos amarillos de los cocodrilos".  De Cécile Telerman

 Correo: tertulia.elseptimo@gmail.com

http://elseptimo.zoomblog.com/cat/0

Auspiciado por la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis.

Crónica 97

Por Mirta García - 8 de Mayo, 2014, 11:22, Categoría: CRÓNICAS

Crónica nº 97

Mirta García Iglesias

Guillaume y los chicos, ¡a la mesa!

Director: Guillaume Gallienne

 

 

Coordinó la tertulia Pilar Berbén. Comentó que esta película es una adaptación de la obra teatral del mismo director, pieza en la que el actor francés interpretaba a todos los personajes. Ganadora de numerosos premios, el comediante francés se reserva el papel principal de la cinta y además interpreta a su madre, en una labor que muestra las mayores dosis cómicas del film.

 

La historia se centra en Guillaume, un hombre que se encuentra en plena búsqueda de identidad sexual debido a su adoración maternal. El personaje siente tanta veneración por su madre que le hará dudar si el querer mimetizar en sí mismo a su progenitora es debido a una posible homosexualidad, aunque su familia ya se le ha adelantado a la hora de catalogarlo.

 

La relación madre-hijo es el eje central en el que se sustenta esta comedia, medio que Gallienne domina con solvencia, haciendo funcionar una estructura narrativa desenfadada que no duda en cabalgar entre lo hilarante y lo picaresco.

Hizo referencia al título de la película, donde en el mismo título se señala que están los chicos por un lado y Guillaume por otro.

 

Los tertulianos dijeron que el director es actor de teatro desde 1998. Se destacó el guión y se puso de manifiesto que para Gallienne el filme ha significado un gran desgaste físico y emocional al haber desempeñado tanto el papel de actor como de director y guionista.

 

Se destacó el buen uso que el actor hace del francés, así como su actuación; el filme es un canto al derecho a ser distinto.

Al ser una adaptación teatral, el peso está puesto en el texto más que en la imagen. Resulta más teatro filmado que cine. Interesante el montaje, el cómo enlaza el teatro con el cine.

Hay una cierta tendencia almodovariana, crítica feroz a la burguesía, recuerda a la filmografía de Godard y a la obra proustiana en esa capacidad de contar sus experiencias.

Crítica a la sociedad francesa, no es casual que la ley del matrimonio gay aún no ha sido aprobada.

 

El significante comedia no se ajusta bien a la película, es un drama envuelto en una comedia. Observamos que el actor se desmaquilla cuando sale a escena, como desnudándose. No vive su vida conflictivamente, sino que su vida es una búsqueda constante para saber quién es.

 

Se señaló que la madre cría a uno de los hijos de forma diferente, tal vez porque hubiese querido tener una niña.

La familia le asigna un rol, lo tratan como si fuese homosexual y él encuentra su identidad sexual cuando se enamora de una mujer. Precisamente el encuentro se produce cuando se ha desembarazado de su madre.

 

Se hizo referencia a una madre excéntrica, fría, y a un padre débil y pusilánime. ¿Cuál es el motivo de que este sujeto quiera ser como su madre? Quiere ser como su madre, porque de este modo él cree que conseguirá su amor.

 

Es un hombre estragado, las palabras de la madre lo significan como chica. Se subrayó que la elección sexual no pasa por lo biológico, la identidad sexual no viene dada de fábrica, se tiene que asumir, siendo la sexualidad de cada uno radicalmente singular. Aunque para algunos tertulianos su toma de conciencia es tardía, esa pulsión debería haberse manifestado antes.

 

Se resaltaron algunas escenas, la de la piscina cuando sufre un desengaño amoroso y la escena final cuando le comunica a su madre que se casa y la madre le pregunta, ¿con quiénes?

 

Se remarcó la fuerza de la ficción como soporte potente de la verdad, observamos a toda la familia reunida viendo la representación. En la vida corriente era un ser excluido, sin embargo algo de la verdad puede ser dicha a través de la ficción.

 

La película es un cierto reflejo de lo que puede ocurrir en una experiencia analítica, en el sentido del desvelamiento, uno se hace cargo de un saber.

 

Pilar dio cierre a la tertulia, remarcando el cómo este hombre puede a través de su arte, hacer algo con esa experiencia de vida, recordemos que se trata de una obra autobiográfica.

 

 

 

 

 

 

98ª Tertulia

Por O Montón - 6 de Mayo, 2014, 10:30, Categoría: TERTULIAS

Tertulia de Cine "El Séptimo"

Entrada gratuita

UNA MIRADA ANALÍTICA DEL CINE

Coloquio sobre Cine y Psicoanálisis

98ª TERTULIA:

Día 16 de Mayo, viernes. A las 18 h.

Café ISADORA. C/ Divino Pastor, 14.

Modera: Marta Mora

Crónica: Mirta García

Responsable: Olga Montón

"El pasado".  De Asghar Farhadi

Correo:

http://elseptimo.zoomblog.com/cat/0

Auspiciado por la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis.

Guillaume y los chicos, ¡a la mesa!

Por Pilar Berbén - 10 de Abril, 2014, 17:03, Categoría: Comentarios_12 Temporada

Guillaume y los chicos, ¡a la mesa! 

 Es la adaptación al cine de la obra teatral de Guillaume  Gallienne, pieza en la que el actor francés interpretaba todos los personajes, cosechando varios premios de la Academia del Cine francés, así como el respeto del público.

El comediante francés, dirige y escribe la adaptación de su obra a la gran pantalla; se reserva para sí mismo el papel principal de la cinta y, además,  interpreta a su madre, en una labor que muestra las mayores dosis cómicas del film, para enfatizar su dominio interpretativo sobre el núcleo central de la historia, la relación entre Guillaume y su madre.  

Con un tema bastante ligado a nuestro tiempo, la historia se centra en Guillaume, un hombre que se encuentra en plena búsqueda de identidad sexual debido a su adoración maternal. El personaje siente tanta veneración por su madre que le hará dudar si el querer mimetizar en sí mismo a su progenitora es debido a una posible homosexualidad, aunque el reducido cerco familiar ya se le ha adelantado a la hora de catalogarlo en base a su condición. La composición de la peculiar personalidad del protagonista, con sus aventuras y desventuras en la búsqueda de su identidad, es en lo que se apoya Gallienne para construir su obra, en la que apuesta por un sentido de la comedia fresco sin renunciar a un tono ligeramente convencional que le haga llegar a un campo de miras más amplio. A pesar de ser un conjunto de escenas con cierta independencia entre sí,  la película funciona en su globalidad por la agilidad  y energía de la  narración.

Destaca la fidelidad al medio de referencia: una puesta en escena muy teatral,  Gallienne le hará dominar con solvencia además de ofrecer algunos de los momentos más destacables de la historia.  La relación madre-hijo,  es el eje central en el que se sustenta esta comedia, que trata el tema de la búsqueda de identidad sexual con un tono cómico en el que se siente bastante cómodo, haciendo funcionar una estructura narrativa desenfadada, (trama que no escatima en flashbacks, capítulos con una muy variada localización…)  que no duda cabalgar entre lo hilarante y lo picaresco, aunque  puede pecar de exageración en algunos momentos,  guardando para sí una reflexión mucho menos alegre de lo que la cinta parece, desentramada en una escena explicativa final planteada de una manera demasiado apresurada y quizás superficial, algo que desentonará con el resto del discurso.  

Para seguir comentado esta estupenda adaptación teatral a la gran pantalla, nos veremos el próximo día 25 de abril,  en el Café Isadora a las 18 horas.

Pilar Berbén 

97ª Tertulia

Por O Montón - 10 de Abril, 2014, 16:57, Categoría: TERTULIAS

Tertulia de Cine "El Séptimo"

Entrada gratuita 

UNA MIRADA ANALÍTICA DEL CINE

Coloquio sobre Cine y Psicoanálisis

97ª TERTULIA:

Día 25 de Abril, viernes. A las 18 h.

Café ISADORA. C/ Divino Pastor, 14.

Modera: Pilar Berbén

Crónica: Mirta García

Responsable: Olga Montón

Guillame y los chicos, ¡a la mesa!".  De Guillaume Gallienne

Correo:

http://elseptimo.zoomblog.com/cat/0

Auspiciado por la Escuela Lacaniana de Psicoanálisis.

El Blog

Alojado en
ZoomBlog